“(…)cuando uno lee la historia de América Latina, toda esa clase obrera, uno no puede ubicarse en un sector conservador del país.”                                        -Julieta Castellanos

El 15 de octubre, mientras ustedes en Tegucigalpa “celebraban” la autonomía, en UNAH-VS reclamábamos por su ausencia. Irónico que su equipo desplegara una maquinaria publicitaria para conmemorar una conquista estudiantil, que se logró batallando en las calles y en las aulas, enfrentándose los estudiantes a autoridades menos soberbias y testarudas que las actuales.

Decimos que las autoridades son soberbias porque el actual régimen se niega al diálogo verdadero. Prefieren perder los días, las semanas y hasta el período académico antes que dialogar. Y eso es porque le temen a la crítica. Están tan acostumbrados a los halagos que tiemblan con sólo pensar que alguien se les opone. ¡Cuán fuerte ha de ser ese temor a que su castillo de naipes (Cuarta Reforma) se derrumbe!

Ese castillo de naipes, la aclamada reforma universitaria, es una farsa mediática. Lo que dicho proceso logró fue consagrar en el gobierno de la universidad a una camarilla de burócratas neoliberales que pretenden dictar para siempre sin oposición alguna. La reforma barrió el sucio debajo de la alfombra, tiró los zapatos debajo de la cama, apiló el desorden y lo escondió, pero la habitación sigue sucia; las cucarachas no se han ido.

Pero lo peor es que poca diferencia hay entre este régimen, en cuanto a censura, con el régimen de oscuridad que gobernó la UNAH a manos del FUUD en la década de 1980.

La rectoría quiere una universidad sin universalidad de pensamientos. Su sueño es que la UNAH camine a su antojo, sin voces disidentes, sin que alma alguna se atreva a cuestionar su gestión. Y eso no se puede. Querer gobernar sin que haya oposición es querer dictadura. Si todos los que la criticamos estamos equivocados, ¿usted tiene siempre la razón? ¿La Rectora jamás se equivoca? ¿Es ella perfecta?

En las declaraciones a todos los medios de comunicación ha caído en el error constante de atacarnos por ser protestantes, pero jamás ataca nuestras ideas. Gasta su tiempo y palabras tratando de desprestigiarnos, pero no argumenta su defensa. Nosotros la hemos acusado hasta el cansancio de centralizar el desarrollo de la UNAH en Ciudad Universitaria, pero usted sólo responde con que somos anarquistas, encapuchados, vándalos, y adeptos del ala más radical de LIBRE. Qué triste que una socióloga no conozca la falacia ad hominem.

Ha recurrido a la mentira porque no tiene argumentos. Nosotros recurrimos a la Huelga porque su régimen no nos dejó otra opción. Nosotros pedimos el diálogo, usted exige el silencio.

Marcos X Rubí
Movimiento Estudiantil Revolucionario “Lorenzo Zelaya”