San Pedro Sula. Protestantes, en su mayoría simpatizantes de los partidos de oposición, han protestado durante varios días en el país centroamericano exigiendo la renuncia del presidente Juan Orlando Hernández.

Las protestas y manifestaciones se han llevado a cabo en los bajos del parlamento, y en distintas ciudades, tanto en la capital como en las norteñas ciudades de San Pedro Sula y El Progreso. La indignación surge a raíz de la publicación de cheques dirigidos al gobernante Partido Nacional, con fondos provenientes del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

El escándalo de corrupción en el IHSS ya tiene a varios de sus exdirigentes bajo custodia policial, entre ellos Mario Zelaya, miembro del partido Nacional y exdirector de la institución de salud.

La oposición asegura que los fondos desviados fueron utilizados para pagar la millonaria campaña electoral del partido oficialista.

Según cálculos del Ministerio Público, el monto sustraído de forma irregular del Seguro Social ronda los 7 mil millones de lempiras,