La ingeniera Alina Molina se niega a recibir el centro y ha retirado a la seguridad, por lo cual el inmuble y estudiantes están a merced de delincuentes.

Alina Molina durante su juramentación como directora del CURLP
Alina Molina durante su juramentación como directora del CURLP

Tras una larga crisis en la UNAH, que se ha extendido al CURLP en la sureña ciudad de Choluteca, Honduras, la directora del centro ha puesto ella misma en riesgo la seguridad de los bienes de la universidad, que también son bienes del estado.

Víctima de la arrogancia, el capricho, y probablemente de las órdenes de sus superiores en Ciudad Universitaria, la autoridad del centro ha retirado hasta la seguridad privada del campus, arriesgando no solo la propiedad de la UNAH, sino también la vida de los estudiantes ahí presentes que se mantienen en vigilia esperando que Molina se digne en aparecer para cumplir su labor.

Este domingo se apersonaron representantes de las organizaciones defensoras de los derechos humanos para constatar el abandono del centro por parte de las autoridades y la ausencia de los elementos de la seguridad. Así mismo constataron que los estudiantes son víctimas de constantes amenzas e intimidaciones.

Entre los círculos estudiantiles se maneja que la estrategia de Alina Molina es provocar más requerimientos fiscales contra estudiantes de ese centro. Cabe destacar que organizaciones de derechos humanos como el CONADEH ya tenían puesta la vista sobre las violaciones en este centro universitario, donde este año asesinaron a un dirigente sindical que tenía denunciadas a las autoridades.