La renuncia del presiente de Guatemala, Otto Pérez, es una clara victoria de la ciudadanía del país vecino, pero también un llamado a los “indignados” hondureños a no desistir en la lucha contra la corrupción.

Durante meses los chapines salieron a aplanar las calles exigiendo la renuncia del gobierno ejecutivo, quien bajo acusaciones de la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG), se les supone responsable de dirigir una organización criminal dedicada al fraude y la corrupción.

ottoperez.jpg_1718483346
Otto Pérez debe enfrentar la justicia.

El 9 de mayo el Congreso de Guatemala había aceptado la renuncia de la vicepresidenta Roxana Baldetti, quien para el Ministerio Público es la “número dos” en el caso de corrupción conocida como “La Linea”.

Entre el 22 y 24 de agosto renunciaron 9 ministros del gobierno, dejando más aislado al presidente.

A pesar de que en repetidas ocasiones Otto Pérez afirmó que no renunciaría, este hizo efectiva su dimisión unas horas después de que el poder legislativo le removiera la inmunidad y acto seguido la justicia del país chapín ordenara su captura.

dt.common.streams.StreamServer (1)
Otto Pérez y Juan Orlando Hernández

Elecciones
Para este domingo están previstas las elecciones en Guatemala, donde la ciudadanía elegirá un nuevo presidente.