La oposición venezolana ha hecho historia al vencer en elecciones al chavísmo. Ahora la oposición tendrá mayoría en el Congreso. Los resultados de este domingo 6 levantan una nube de dudas, pero una pregunta llama la atención: ¿Cómo es posible que ganara la oposición si Venezuela supuestamente es una dictadura?

Aun con el muy denunciado “ventajismo” del oficialismo, los resultados presentados por el CNE dieron por ganadores a la derechista Mesa de la Unidad Democrática, MUD. Inmediatamente después del anuncio, el presidente Nicolás Maduro se presentó ante la nación reconociendo la derrota y aceptando los resultados “tal cual” fueron presentados.

Entonces, ¿cuales son algunas de las claves del sistema venezolano que permite un proceso verdaderamente democrático?

1. Voto Electrónico y Seguro
Las elecciones en Venezuela se hacen mediante el voto electrónico, el cual deja un margen muy pequeño para cometer fraude. Luego de presentar la cédula de identidad, la huella dactilar activará la maquina de votación. El o la votante hace su elección e incluso puede rectificarla, antes de que se imprima el comprobante. Durante los muchos procesos anteriores, han sido insignificantes los reportes de problemas en esta modalidad.

Tanto observadores internacionales como la propia oposición concuerdan con el gobierno socialista en que el sistema electoral de ese país es prácticamente infalible. Las comunicaciones del sistema no están conectadas a internet, para evitar el hackeo de la información, y la misma se encuentra encriptada.

La última garantía consiste en que una vez iniciado el conteo, la población civil puede participar en la observación de la etapa final del proceso, permitiendo una transparencia incuestionable.

2. Sistema Moderno y Eficaz
La presentación de resultados oficiales e irreversibles tardó apenas unas horas. Así mismo fue la votación, dónde el voto electrónico permitió que todo el proceso fuera ágil y eficiente. A pesar de la masiva participación ciudadana, no hubo mayores retrasos.

3. Censo Electoral Actualizado
En Latinoamérica es normal que los muertos voten. Esto no ocurre en Venezuela, donde el padrón electoral es auditado por los partidos políticos y el cual se mantiene constantemente actualizado.