Arresto ilegal, condena de una década y hasta un asesinato, ocurrieron hoy contra tres diferentes opositores al gobierno de Juan Orlando Hernández.

ARRESTO ILEGAL
El día martes 15 de marzo pasará a la historia de Honduras como un día oscuro. La catástrofe madrugó: a las 5:30 AM era arrestado en su domicilio el presidente del Movimiento Unificado de Campesinos del Aguán (MUCA), José Ángel Flores, quien fue capturado en su casa de habitación ésta madrugada por policías y militares. Junto a él fueron capturadas dos personas. En Honduras son ilegales los allanamientos antes de las 6:00 AM. Se supo que debido a presiones internacionales y locales, José Flores fue liberado al igual que otros dos individuos, pero al parecer fue arrestada otra dirigenta del MUCA.

CONDENA A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN
Una sentencia de 10 años de reclusión dictó hoy el Poder Judicial contra el periodista David Romero por considerarlo culpable de seis delitos de difamación en perjuicio de la abogada Sonia Gálvez Ferrari, esposa del fiscal general adjunto Rigoberto Cuellar.

David Romero culpó al Presidente Juan Orlando Hernández por haber ordenado el fallo al tribunal que ventila el caso: “Esta sentencia es una presión directa para que no digamos unas cosas que sabemos, pero ustedes no han visto a un hombre encachimbado cuando lo puyan con vara corta; mire, presidente Hernández, usted no me va a callar, se lo digo: no es usted quien me va a callar, y aunque haga lo que haga no me voy a doblegar”.

El periodista continuará en libertad mientras la sentencia no sea firme, y tiene un plazo de veinte días para apelarla en casación ante la Corte Suprema de Justicia. Desde los movimientos sociales se cree que el falló no cambiará puesto que el presidente Hernández es quien ha ordenado la condena contra el periodista que reveló el desfalco al IHSS que realizó el partido gobernante.

OTRO ASESINATO EN COPINH
Esta tarde, frente a su casa, fue asesinado Nelson Noé García, miembro del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígena de Honduras (COPINH).

Nelson García era parte de las 150 familias que esta mañana fueron desalojadas por policías y militares en la comunidad Río Chiquito, Cortés. Desde hace 2 años la comunidad enfrenta amenazas y hostigamientos por el proceso de recuperación de tierra que libran con el ex alcalde Gaspar Ríos y la señora Elsa Galeano Navarrete, quienes reclaman las tierras.

Este asesinato se suma al de la internacionalmente reconocida dirigenta del COPINH, Berta Cáceres y casi una decena más de integrantes de esa organización.

–CON INFORMACIÓN DE RADIO PROGRESO Y FELIX MOLINA–