Mirna Fernández Alachán, de 18 años de edad, pasante del segundo año de la Carrera de Economía en UNAH-VS y parte de la excelencia académica, participó en los VI Juegos Deportivos Olímpicos Centroamericanos JUDUCA, los cuales tuvieron lugar en el Palacio de los Deportes de Ciudad Universitaria, los días 18 al 22 de abril de 2016, siendo la digna ganadora de MEDALLA DE ORO en el segundo tablero del torneo por equipo femenino.

Mirna, ajedrecista desde sus primeros años de infancia, ha participado en diversos torneos de ajedrez enalteciendo de esta forma el nombre de su país, Honduras. A los 8 años de edad, ganó el tercer lugar en el Campeonato Escolar Internacional, 2006, realizado en Guatemala, los años posteriores continuó participando y adquiriendo los conocimientos que luego le permitirían en 2010, a sus 12 años de edad, ser la representante de Honduras en la Olimpiada de Ajedrez, desarrollada en la ciudad de Kanthy Mansiysk, Rusia.

En 2011, obtuvo MEDALLA DE ORO, en el Torneo CODICADER, realizado en El Salvador, ese mismo año fue galardonada con el Reconocimiento a Mejor Atleta Juvenil de Ajedrez en Tegucigalpa, Honduras, y en 2014, obtuvo la Candidatura del Título a Maestra (WCM, por sus siglas en inglés) en Managua, Nicaragua.

A los 16 años obtuvo el título de Sub Campeona Nacional en el Campeonato Nacional Femenino, Siguatepeque, 2014. Pero la actividad constante en el ajedrez de Mirna, no se ha reducido únicamente a los torneos centroamericanos, ese mismo año, fue la representante de Honduras, en la Olimpiada Mundial de Ajedrez, realizada en Tromso, Noruega. Y en 2015, con 17 años de edad obtuvo el título de Campeona Nacional del Ajedrez Hondureño, en el Campeonato Nacional Femenino, siendo estos algunos de los torneos, campeonatos y premiaciones obtenidas hasta la fecha.

Los distintos países de Centro América, al igual que diversos países del mundo, han sido los escenarios que han forjado a una de las atletas y jóvenes dignas de nuestra patria. Sin más motivación que el amor por el ajedrez, ha recorrido todos estos años, procurando enaltecer el nombre de su país a través del conocimiento y formación autodidacta, con el apoyo directo de su familia y el escaso y casi nulo apoyo por parte del Estado. Sin embargo, Mirna nos recuerda que entre la juventud desprestigiada por parte de las diversas autoridades del país, entre ellas la de la Máxima Casa de Estudios, UNAH, se encuentran jóvenes brillantes, desbordados de capacidades y habilidades, merecedores de todo el respeto, respaldo y apoyo para continuar su preparación.

Mirna Fernández Alachán, entre sonrisas y su rostro infante, lleno de fe en la patria, asegura que a un país como el nuestro cuánto daño le hace el proyecto de militarización, la creación de un sin número de cuerpos militares, la asignación de altos porcentajes de presupuesto a la compra de seguridad ficticia que deja sin posibilidades de apoyo a los artistas y atletas, quienes en realidad le agregan valor y nombre a Honduras. Por todo ello, ve como una necesidad la participación activa en los procesos de transformación de la patria, desde todos los espacios, desde la academia, desde la idea, desde el deporte, las artes, el barrio, la colonia, pero sobre todo desde la fe y el amor por Honduras, que han sido desde siempre el motor de sus múltiples premios obtenidos.

Por Heidy Alachán