Con más de veinte mil estudiantes con matrícula, la UNAH-VS es una bomba de tiempo cuya explosión no puede ser retrasada más tiempo.

Durante varios años, carreras masivas estuvieron deambulando por todo el campus, algunas aprovechando la miserable programación de clases (Pedagogía no programaba clases en las mañanas) y otras carreras en ascenso se beneficiaron de la bajada en matrícula de Derecho, quienes tienen bajo su protección alrededor de catorce aulas en el edificio #2.

Pero cuando Derecho se recuperó, y el estudiantado de Pedagogía conquistó una mejor programación de clases, la crisis se volvió insostenible.

El último edificio de aulas fue inaugurado en el inicio de la gestión de Julieta Castellanos en el 2009. Se trata del edificio de aulas #5, el cual fue entregado vacío, con un sistema eléctrico inservible. Aún así, en él se asentaron las carreras de Psicología, Informática Administrativa, Medicina, Odontología, Enfermería y en el cual también se asignó espacio para las oficinas del departamento de Informática, y aulas para los departamentos de Física, Artes y Biología. A todo esto, se le sumaron espacios asignados para aulas de maestrías. En resumen, nadie quedó satisfecho.

La construcción del EUCS, cuya primera piedra fue colocada en el 2012 y la última en el 2017, hecho por el cual se ganó el mote de “El Interminable”, prometía poner a las carreras de Medicina y Odontología en su propio espacio (a parte de los laboratorios que benefician varias carreras), y así liberar espacios en el #5 para las masivas Informática y Psicología. Pero los cinco años de construcción entregaron el edificio muy tarde, cuando ya la crisis de espacios había pasado a otro nivel.

Durante años, la UNAH-VS ha volteado la mirada a este problema. Acostumbrados a que el estudiantado hiciera los sacrificios necesarios para mejorar y equipar las aulas, la cultura del “ahí vemos cómo se resuelve” llevó a que las mismas fueran partidas en dos y hasta tres secciones, en donde caben no más de diez estudiantes. Eso pasó en Derecho, Sociología, Economía, Eléctrica y más. En Enfermería partieron un auditorio. En Pedagogía y Administración le robaron el espacio a las Asociaciones de Estudiantes. Lo mismo intentaron en Sociología pero la asociación se defendió.

Las famosas “bartolinas”, “gallineros”, “cuchitriles” no tienen las condiciones pedagógicas necesarias para la impartición de clases en una universidad. Algunas no tienen ni ventiladores, ni sillas.

Estas condiciones, sumadas a otras, generaron la huelga del año 2014. El estudiantado de UNAH-VS invitó a los periodistas a ingresar a los baños y las aulas. El mismo tour le propusieron a la rectora Castellanos. Al final, la huelga terminó con 16 expulsiones, pero con baños nuevos y un movimiento estudiantil que se organizaba masivamente después de treinta años de largo sueño.

Ahora la crisis resurge. Un convenio con donantes europeos obliga a la universidad a trasladar la carrera de Ingeniería Civil a los espacios de Química Industrial, dejando a los segundos sin espacios físicos permanentes, por ende, poniendo en riesgo su matrícula para los próximos períodos.

A la Asociación de Civil tampoco les gustó la idea. Hartos de esperar ayuda de las autoridades, la asociación lleva años autogestionándose para equipar sus aulas con puertas decentes, ventiladores, pizarras, aires acondicionados y pintura. Ahora no quieren abandonar lo que tanto les ha costado.

Esta autogestión ha sido la regla en casi todas las carreras, lo que ha generado el “secuestro” de las aulas. Como son las carreras (a través de sus estudiantes) quienes han equipado los espacios, éstos pertenecen a los departamentos y no a la autoridad central. En casi todos los casos, la administración del centro no tiene las llaves de las aulas y debe pedir acceso a ellas a sus subordinados.

La toma del edificio administrativo por parte de la Asociación de Estudiantes de Química Industrial puede ser solo la punta del iceberg. Mitigar el ingreso a la UNAH mediante la PAA y las pruebas excluyentes como la PCCNS y PAM no funcionó. El tic-tac de la bomba no se detiene. O se resuelve el hacinamiento, o volverá la crisis a UNAH-VS.