San Pedro Sula. El pasado 14 de marzo fue un día muy activo en el Congreso Nacional con respecto a propuestas de reforma al Código de Trabajo. El diputado liberal por el departamento de Ocotepeque, Hugo Hernández, propuso un programa de «madres canguro» para trabajadoras o, en su defecto, la extensión del período de lactancia a tres meses.

La también diputada liberal Sobeida Andino presentó un proyecto de reforma para ampliar el período de descanso materno de las seis actuales a ocho semanas después del parto, sumando un total de 12 semanas de permiso materno. En la misma tónica, la diputada solicitó que se extienda una licencia paterna de dos semanas posteriores al parto.

Pero más ambiciosa fue la moción del diputado por Libertad y Refundación (LIBRE), Juan Barahona, quien presentó una propuesta de reforma al Código del Trabajo para aumentar la licencia de maternidad a dieciocho semanas siguiendo las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo y la Organización Mundial de la Salud. Así, casi se duplicaría el número de días de licencia al que actualmente tienen derecho las mujeres trabajadoras.

Igual que la diputada liberal, el dirigente sindical propone un permiso posnatal de diez días para el padre, para que pueda atender las necesidades de su compañera mientras se recupera del parto y colaborar con el cuidado de su hijo o hija.

Pero los antecedentes son varios. El 6 de abril de 2014 el diputado Darío Banegas, propuso incluir en caso de parto de la esposa o compañera de hogar del trabajador un permiso de cinco días con goce de sueldo, que serían en días continuos e intransferibles, y no permutables por pago.

Una segunda moción que contemplaba ocho días de permiso para el padre fue presentada en el 2018.

Proponer que los hombres gocen de un permiso tras el parto de su compañera o esposa, causa mucha confusión entre la población hondureña. Y es de esperarse. En un país donde el periodismo de las grandes corporaciones no conoce de seriedad y su papel informativo es nulo, las propuestas han sido atacadas por la población pues no se han enterado por ningún medio sobre qué se sustentan estas iniciativas.

Aquí abordaremos en qué consisten ambos permisos, tanto para la madre como para el padre y la importancia de ambos.

¿Qué es la licencia de maternidad?
Se trata de un período de descanso pagado y obligatorio del que gozan las mujeres embarazadas. En Honduras el tiempo de descanso es de diez semanas en total, divididas en 4 semanas antes del parto y seis posteriores al mismo, aunque algunas mujeres negocian con sus empleadores la distribución de las semanas priorizando el descanso posnatal.

El salario será pagado a la madre en un 100% y es cubierto parcialmente por el IHSS (Instituto Hondureño de Seguridad Social) y el resto por el patrono o patrona.

Estos permisos o licencias son conquistas laborales que tienen muchos años de aplicarse en todo el mundo, excepto en los Estados Unidos, donde no existe un servicio universal de acceso a la salud.

¿Qué es la licencia de paternidad?
El permiso es un subsidio que se reconoce a los trabajadores que suspendan el contrato de trabajo o cesen en la actividad, durante los días legalmente establecidos, con motivo del nacimiento de un hijo o hija, o por la adopción un infante en muchos casos.

La idea central de ampliar los permisos posnatales al padre es que no se debe cargar a la madre con toda la responsabilidad del cuidado del recién nacido. En varios países, la noción de que la mujer es la encargada exclusiva del hogar ha ido desapareciendo en favor de una concepción donde ambos progenitores comparten la responsabilidad del hogar y de sus hijos e hijas.

Para el caso, en España, el Consejo de Ministros del 1 de marzo del 2019 aprobó la ampliación de la duración del permiso de paternidad de cinco a ocho semanas.

El Gobierno socialista también ha aprobado que este permiso aumente a doce semanas a partir del 1 de enero del 2020, y a dieciséis semanas desde el primer día del 2021, alcanzando en tres años la media que tienen los países de la Unión Europea.

Deben ser semanas ininterrumpidas, justo después del parto o adopción, a lo largo de la baja maternal, o cuando termina. No obstante, la última semana del periodo de descanso podrá disfrutarse de forma independiente en otro momento dentro de los nueve meses siguientes a la fecha del nacimiento del hijo.

Durante la licencia, el padre percibe el 100% de su salario.

Honduras está pendiente.
La ampliación del permiso maternal en Honduras es un asunto urgente y que merece la mayor celeridad posible del Congreso. Por otro lado, el permiso paternal es tan necesario como justo. El padre no solo tiene el deber de contribuir equitativamente en las labores del hogar y la crianza, sino también el derecho a gozar de sus hijos e hijas y participar activamente en su atención primaria y educación del hogar.

La figura del padre ausente, tan común en nuestro país, debe borrarse para construir la del padre presente y responsable. Y es deber del estado garantizar este deber y derecho.

PERMISOS

Por César Silva